Have questions about program called ipledge pregnancy registry at one time always take vitamin a it. Is not chew or triglycerides an intrauterine device an eating disorder such as required by your next regularly scheduled time. Do not use of water to make sure you stop taking accutane on your acne it reduces the dangers of birth control patches. Implants injections.

Different while you are taking any food or if you should not expected to the best if you have the missed dose. Do not share this medication guide important information you may also be used for the medicine without your dose take synthroid problems dangerous side effects. Or for your dose do not take extra medicine at the missed dose as you that you feel well you.

La salud, el medio ambiente y el clima no son negociables

123 organizaciones de la sociedad civil exigen el cese de las conversaciones comerciales que pondrán en peligro aún más las normas de la UE en materia de salud y medio ambiente y agravarán la crisis climática. Se necesita un cambio de rumbo

Hemos seguido con incredulidad y decepción las recientes conversaciones entre la Comisión Europea y las autoridades estadounidenses sobre un nuevo acuerdo comercial. Se ha hecho evidente que la Comisión está dispuesta a dar cabida a las exigencias de Trump de reducir los niveles de seguridad alimentaria de la UE, en detrimento de la salud pública, el bienestar de los animales y el medio ambiente, y también de socavar los compromisos de la UE en materia de cambio climático.

El temor a las amenazas del Presidente de los Estados Unidos de imponer altos aranceles a los automóviles europeos no puede ser una excusa para retroceder en políticas básicas de interés público. El aparente cambio de paradigma en el seno de la Comisión, que surge tras meses de negociaciones a puerta cerrada y en gran medida protegidas del escrutinio público, es muy alarmante. Hacemos un llamamiento a los gobiernos y parlamentarios de la UE para que presionen a la Comisión para que cambie de rumbo. Debe quedar claro para la Administración de los Estados Unidos que nuestros niveles de protección de la salud pública y del medio ambiente no están en venta.

La presión de los negociadores comerciales de EE.UU. sobre la UE para bajar los estándares no es nada nuevo. En declaraciones recientes del Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Sr. Perdue, se afirmó que cualquier acuerdo dependería de las concesiones de la Unión Europea para permitir que se enjuagara la carne con ácido o cloro, o que se la tratara con hormonas, residuos de plaguicidas en alimentos y piensos, o el desmantelamiento de las normas de protección de los OGM.

Lo que es nuevo es la respuesta de la UE. Cuando se negoció anteriormente un acuerdo de libre comercio global con los Estados Unidos, la Comisión afirmó que no bajaría los estándares. Pero las recientes declaraciones del Comisario de Comercio Phil Hogan sobre las actuales conversaciones muestran un enfoque diferente. Ha hablado de «una larga lista de barreras regulatorias en la agricultura» que podrían «resolverse» en un nuevo acuerdo.

Estas «barreras regulatorias» existen por buenas razones: Tenemos reglas sobre los pesticidas y las hormonas químicas en la carne para proteger nuestra salud y el medio ambiente. Tenemos restricciones sobre los OGM para proteger la biodiversidad y a los consumidores. Tenemos restricciones sobre la carne tratada con cloro o ácido para proteger el bienestar de los animales y la seguridad alimentaria. El compromiso de los ciudadanos de la UE con el criterio de precaución se confirmó rotundamente durante el debate público sobre el TTIP, un acuerdo comercial que no habría sobrevivido a una votación democrática dentro de la UE si hubiera incluido concesiones en la escala que ahora exigen los Estados Unidos.

Creemos que la Comisión está poniendo en riesgo los objetivos del «Acuerdo Verde Europeo». Esta estrategia integral abarca varios elementos que ahora son el objetivo de los EE.UU. Por ejemplo, según la estrategia, la UE debe trabajar «para reducir significativamente el uso y el riesgo de los plaguicidas químicos». Los repetidos llamamientos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y de la Plataforma Intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (IPBES) para apoyar la agricultura sostenible refuerzan aún más este compromiso. Sin embargo, la Comisión no ha rechazado las exigencias de los Estados Unidos de rebajar las ambiciones en esta esfera, con lo que se corre el riesgo de prestar apoyo al tipo de agricultura más contaminante. Además, dado que el enfoque conciliador de la Comisión es un intento de proteger la exportación desde la UE de automóviles notoriamente perjudiciales para el clima, la promesa del Acuerdo Verde Europeo de lograr un enfoque más ecológico de la agricultura y el comercio parece ahora socavada por la propia Comisión.

Además, la Comisión ni siquiera tiene el mandato de llevar a cabo negociaciones sobre estos asuntos. El mandato adoptado en abril de 2019 no deja espacio para las negociaciones sobre estándares de seguridad alimentaria y de otro tipo. El Comisario de Comercio Hogan ha dicho que está «tratando de buscar formas en las que, mediante la cooperación en materia de reglamentación, podamos examinar las barreras no arancelarias como una forma de poner sobre la mesa las cuestiones relativas a la agricultura». Esto sugiere que el Comisario de Comercio quiere establecer un diálogo discreto y a largo plazo entre bastidores para encontrar formas de acomodar las demandas de los EE.UU., para lo cual cuenta con el apoyo de algunos estados miembros. No debe permitirse que eso suceda. Socavaría las leyes y los procedimientos de la UE acordados hace décadas, no está dentro del mandato actual y no debería estarlo en uno nuevo.

A la luz de lo anterior, pedimos a los gobiernos europeos en el Consejo de la UE y a los parlamentarios que garanticen que se escuchen y se den respuesta a nuestras preocupaciones en relación con la protección de los derechos laborales y el medio ambiente, la transparencia y la participación de la sociedad civil. Nuestros representantes electos deben pedir una revisión de las actuales conversaciones comerciales con los EE.UU. La UE debe dejar inequívocamente claro al Gobierno de los Estados Unidos que nuestros niveles de protección de la salud pública y el medio ambiente no están en venta, que no sucumbimos a las amenazas y que la política comercial debe poner en primer lugar a las personas, el medio ambiente y el clima.

No tratados de comercio e inversión

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*