Have questions about program called ipledge pregnancy registry at one time always take vitamin a it. Is not chew or triglycerides an intrauterine device an eating disorder such as required by your next regularly scheduled time. Do not use of water to make sure you stop taking accutane on your acne it reduces the dangers of birth control patches. Implants injections.

Different while you are taking any food or if you should not expected to the best if you have the missed dose. Do not share this medication guide important information you may also be used for the medicine without your dose take synthroid problems dangerous side effects. Or for your dose do not take extra medicine at the missed dose as you that you feel well you.

Bruselas lanza un nuevo plan para crear un impuesto de sociedades en la UE ante el ‘dumping’ fiscal de Holanda o Luxemburgo

La Comisión Europea, que aún no concreta la tasa impositiva, dice que la nueva herramienta fiscal «proporcionará un código normativo único sobre el impuesto de sociedades para la UE, con vistas a una distribución más justa de la fiscalidad entre los Estados miembros»

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni


La Comisión Europea lanza un nuevo plan para crear un impuesto de sociedades en la Unión Europea ante el ‘dumping’ fiscal de países como Holanda y Luxemburgo. Así, el colegio de comisarios ha adoptado este martes 
una comunicación para promover un sistema fiscal empresarial «sólido, eficiente y justo en la Unión Europea». Así, Bruselas «establece una visión tanto a largo como a corto plazo, para apoyar la recuperación de Europa de la pandemia de la COVID-19 y garantizar ingresos públicos adecuados en los próximos años». No obstante, de momento Bruselas no avanza que tasa tendría ese impuesto. «Hoy en día», ha afirmado el comisario europeo de Finanzas, Paolo Gentiloni, «los Estados miembros de la UE están perdiendo decenas de miles de millones cada año por fraude y evasión fiscal: se calcula que 50.000 millones de euros al año, por fraude transfronterizo del IVA; 46.000 millones anuales, por evasión fiscal internacional de particulares; y entre 35.000 y 70.000 millones cada año como resultado de la elusión del impuesto de sociedades en la UE».

La propuesta «forma parte de una agenda más amplia de reforma fiscal de la UE para los próximos años impulsada por la Comisión Europea», dicen en Bruselas. Además de la reforma del impuesto sobre sociedades, la Comisión Europa «presentará próximamente una tasa digital, que servirá como recurso propio de la UE, así como una revisión de la directiva sobre fiscalidad de la energía y el mecanismo de ajuste de las fronteras del carbono (CBAM), en el contexto del Pacto Verde Europeo».

Bruselas reconoce que «el mosaico de normas nacionales del impuesto sobre sociedades es complicado para las empresas que operan de forma transfronteriza en el mercado único. Hacer frente a hasta 27 sistemas fiscales nacionales diferentes crea problemas para las empresas y perjudica la inversión y el crecimiento, así como la competitividad de la UE».

«Si bien los ingresos corporativos se gravan a nivel nacional», prosigue la Comisión Europea, «los modelos de negocio continúan siendo cada vez más internacionales, complejos y digitales. Esto crea altos costes de cumplimiento para las empresas y riesgos de doble imposición. Al mismo tiempo, algunas empresas aprovechan las lagunas entre los sistemas fiscales mediante estrategias agresivas de planificación fiscal, lo que también dificulta que los ciudadanos sepan cuánto están pagando realmente las empresas en impuestos, lo que puede socavar la confianza en el sistema fiscal en su conjunto».

El objetivo del Ejecutivo comunitario es «crear un entorno empresarial equitativo y estable, que pueda impulsar un crecimiento sostenible y con empleo, y aumentar nuestra autonomía estratégica. La comunicación tiene en cuenta los avances realizados en los debates del G20 y la OCDE sobre la reforma fiscal a escala mundial».

En primer lugar, la Comisión Europea se compromete a presentar para 2023 «un nuevo marco para la fiscalidad de las empresas en la UE, que reducirá las cargas administrativas, eliminará los obstáculos fiscales y creará un entorno más favorable para las empresas en el mercado único».

La propuesta se ha bautizado como Business in Europe: Framework for Income Taxation (BEFIT), y «proporcionará un código normativo único sobre el impuesto de sociedades para la UE, para una distribución más justa de la fiscalidad entre los Estados miembros».

El BEFIT, según Bruselas, «reducirá la burocracia, los costes de cumplimiento, minimizará las oportunidades de elusión fiscal y apoyará los empleos y la inversión de la UE en el mercado único». Este instrumento «sustituirá la propuesta que estaba pendiente del Impuesto sobre Sociedades Común, que será retirada».

La Comisión, así, dice que «lanzará una reflexión más amplia sobre el futuro de la fiscalidad en la UE, que culminará en 2022 con un simposio fiscal sobre la fiscalidad de la UE con vistas a 2050».

En segundo lugar, la comunicación de la Comisión Europea «también define una agenda fiscal para los próximos dos años, con medidas que promueven la inversión productiva y el espíritu empresarial, salvaguardan mejor los ingresos nacionales y apoyan las transiciones verde y digital».

Las medidas, anuncia Bruselas, incluyen: «Garantizar una mayor transparencia pública proponiendo que determinadas grandes empresas que operan en la UE publiquen sus tipos impositivos efectivos; abordar el uso abusivo de empresas pantalla con nuevas medidas contra la elusión fiscal; apoyar la recuperación económica abordando el sesgo deuda-capital en el actual impuesto de sociedades, que trata la financiación mediante deuda de las empresas de manera más favorable que mediante capital social. Esta propuesta tendrá como objetivo animar a las empresas a financiar sus actividades a través de acciones en lugar de recurrir a la deuda».

En tercer lugar, la Comisión Europea ha adoptado este martes una recomendación sobre el tratamiento interno de las pérdidas, en la que insta a los Estados miembros a permitir el traspaso de pérdidas de las empresas al menos al ejercicio fiscal anterior. «Esto beneficiará a las empresas que fueron rentables en los años anteriores a la pandemia, permitiéndoles compensar sus pérdidas de 2020 y 2021 con los impuestos que pagaron antes de 2020. Esta medida beneficiará especialmente a las pymes», afirma el Ejecutivo comunitario.

Andrés Gil

elDiario.es 18 mayo 2021

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*